Dime en qué trabajas y te diré lo hijoputa que eres.


Ahora que recientemente hemos celebrado el día de la madre, me he acordado mucho de esas pobres mujeres que sin comerlo ni beberlo, NI MUCHO MENOS MERECERLO, son mal nombradas por la profesión escogida por cualquiera de sus
descendientes.
Así, y sin ninguna otra razón citamos:

Los HIJOS DE PUTA. El gremio entero. No hacemos distinción: Políticos, Guardias Civiles de tráfico, Empleados de Hacienda y Administradores de comunidades de vecinos.

El HIJO DE PUTA ese. Aunque, al igual que el anterior, se tiende a generalizar a todo el gremio, en estos casos insultamos ocasionalmente y de manera individual: Árbitros, Picadores, Encargados de la vigilancia de la Zona Azul, Dentistas, Proctólogos y cualquier Jefe en general.

IOPUTA. Cuando el insulto es esporádico, anormal o consecuencia de pura envidia: Actores pornos con gran herramienta laboral, Camareros que te sirven el café a 172 grados, Mecánicos que no sabemos si te van a cambiar el aceite o ponerte un motor de un hummer en tu opel corsa, y mi preferido: el Lollipop man; ese tío de la fórmula uno que cobra seis cifras por ponerle un cartelito al piloto de brakes on/off.

Espero que estas líneas os hayan hecho reflexionar, cabrones.
#StopHijoPutismoYa

2 comentarios:

  1. No se si estoy de acuerdo. Cómo manda el chanantismo, hijo de puta hay que decirlo más..
    https://vimeo.com/54121454

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que decirlo más. Pero siempre desde el respeto.

      Eliminar